ANÁLISIS - ¿Quién se enfrentará a Trump? Los perfiles de los contendientes | Enterarse

ANÁLISIS - ¿Quién se enfrentará a Trump? Los perfiles de los contendientes

2020/03/03 13:00

Por: Enterarse

Equipo de investigación

Reuters

En noviembre del 2020, los ciudadanos de los Estados Unidos decidirán quién será su próximo presidente. Primero, los demócratas deberán elegir a su candidato, en un proceso de elecciones primarias bastante competitivo que culminará a mediados de julio con la Convención Demócrata 2020. Una vez que elijan a su candidato, comenzará la campaña a nivel nacional por la presidencia contra el Partido Republicano, que buscará la reelección de Donald Trump.

A pesar de que Trump tiene —formalmente— competencia para ser el candidato republicano, en la realidad no queda ninguna duda de que irá a la reelección. En Iowa, por ejemplo, ganó las primarias con 97% de los votos republicanos. Por el contrario, en las primarias demócratas hay varios candidatos buscando la presidencia.

Primero, ¿cómo funciona el sistema de elecciones primarias en Estados Unidos?

El sistema electoral de Estados Unidos es harto peculiar. Primero, los partidos determinan quiénes son sus candidatos a través de primarias. Este proceso varía de acuerdo con el estado, pueden ser a través del sistema de caucuses o a través de votaciones más tradicionales.

Estados Unidos no tiene un sistema directo de elección. Cada estado tiene una cantidad de delegados que los representará en la Convención Demócrata y dependiendo de los resultados, estos delegados son asignados a votar por los candidatos, de acuerdo con sus resultados electorales. Por ejemplo, si yo gané el 40% de los votos en la elección primaria de California, esto quiere decir que de los 416 delegados que hay en ese estado, alrededor de 166 votarán por mí.

Hay cuatro candidatos que siguen en carrera y cuyos perfiles nos ayudan a entender las divisiones internas del Partido Demócrata y qué tan probable es que puedan derrotar a Donald Trump.

Joe Biden:

Reuters

Exsenador del estado de Delaware y exvicepresidente de los Estados Unidos durante el gobierno de Barack Obama, Joe Biden apela al grupo más moderado dentro de su partido para ganar la nominación. Su campaña se ha centrado bastante en salud pública, educación, cambio climático, mejorar condiciones laborales para los ciudadanos y reprochar varias de las políticas de Trump, especialmente en inmigración y política exterior, y apoyarse bastante en su récord como segundo de Obama.

Es considerado por los medios y analistas de ambos partidos como el candidato con más posibilidades de vencer al actual presidente, debido a que no tiene propuestas radicales y porque es un rostro familiar para muchos de los electores demócratas. Su reto es ganar las primarias demócratas, donde tiene dos obstáculos: 1) que Michael Bloomberg no le gane el voto moderado y 2) ganarle a Bernie Sanders, el mayor obstáculo que tiene para ser el candidato demócrata.

Biden comenzó bastante bajo en los primeros estados; sin embargo, ha reapuntado con su victoria en Carolina del Sur, debido al voto afroamericano, que será un gran bolso de votos para el candidato de Delaware. Según reportes de CNN, Vox y Five Thirty Eight, Biden ganó casi dos tercios del voto afroamericano en Carolina del Sur y se espera que mantenga el respaldo de este grupo a lo largo de las primarias.

El establishment demócrata parece estar de su lado, ya que creen que puede ganarle a Trump, pero hasta el momento no ha sido capaz de entusiasmar a la base de su partido. Un dato bastante claro lo confirma: según Five Thirty Eight, Biden ha terminado con una votación de solo un dígito en las primarias de Iowa, New Hampshire y Nevada entre los votantes menores de 45 años. En todos estos estados, Sanders ha superado a Biden entre los votantes de la misma edad.

Con el apoyo de Pete Buttigieg y Amy Klobuchar, Biden podría aumentar el momentum que tiene actualmente. Y con un buen performance hoy en el Super Tuesday, donde se elige un tercio del total de los delegados, podría lograr un camino más claro a la nominación.

Bernie Sanders:

Reuters

Excongresista y actual senador por el estado de Vermont, Sanders participó en las primarias pasadas contra Hillary Clinton, probando que una gran parte de las bases demócratas lo apoyaba. Muchos creen que el liderazgo administrativo del Partido Demócrata favoreció a Clinton para que gane, lo que tiene a la base de Sanders muy atenta a todo lo que sucede esta vez.

Sanders se autodenomina un socialista y sus políticas van dentro de esa línea de forma muy consistente. Propone educación gratuita, impuestos más elevados para los más ricos, amnistía para las deudas de universitarios, un plan comprehensivo de salud pública que costaría trillones de dólares y un plan de inmigración que buscaría darle ciudadanía a personas que entraron ilegalmente a los Estados Unidos. Él apela al sector más socialista del partido y también a los más jóvenes.

En varias ocasiones ha resaltado de manera positiva a los gobiernos de Fidel Castro, el nicaragüense Daniel Ortega, Hugo Chávez, entre otros dictadores socialistas. Esta es una de las principales razones que preocupa a los más moderados del partido y por lo que parecen estar poniendo todo su apoyo con Biden. Una campaña basada en una revolución económica y social en Estados Unidos, mientras vive uno de sus mejores momentos económicos, es una campaña complicada para ganar a los votos independientes y los votos de los trabajadores que apoyaron a Trump en estados clave contra Hillary Clinton.

Sus posibilidades de ganar la nominación son muy altas, tal vez solo menores a las de Joe Biden. Le ha ido muy bien al inicio de las primarias y es casi seguro que ganará estados grandes, como California y Nueva York. Como quedó demostrado en Carolina del Sur, no le irá muy bien en el sur más conservador del país, tampoco en Florida. Por el momento, Five Thirty Eight le da a Sanders 1 en 12 posibilidades de ganar la nominación, mientras que a Biden le da 3 en 10. El resultado más probable por el momento sigue siendo una convención disputada. 

Elizabeth Warren:

Reuters

Senadora por Massachusetts y profesora universitaria, Elizabeth Warren responde a un grupo más progresista del Partido Demócrata. Propone eliminar a las aseguradoras de salud privadas, en favor de un sistema estatal para todos. Ha propuesto un aumento de impuestos significativos para todos, especialmente los más ricos. Está a favor de descriminalizar cruces de frontera no autorizados y también está de acuerdo con el "Green New Deal", una serie de medidas para luchar contra el cambio climático, que fue fuertemente criticado por algunas propuestas extremas, como que se deje de viajar por avión. También está de acuerdo con una amnistía para las deudas de estudiantes de universidad.

Fue considerada por muchos meses como una de las contendientes más importantes en estas primarias. Los números sugieren que su apoyo y el entusiasmo por su candidatura se han ido desvaneciendo. Ideológicamente está muy cerca de Bernie Sanders, pero no ha logrado crear un movimiento social similar al del candidato de Vermont. La realidad es que tendría que tener resultados extraordinarios en las siguientes primarias para crear el momentum suficiente que la lleve a la Convención Demócrata con posibilidades de ganar. Por otro lado, sus posibilidades de ganarle a Trump son más bajas que las de Biden y Sanders.

Sus resultados en las primeras primarias han sido desalentadoras y, según las encuestas, podría perder en el estado de Massachusetts, que representa en el Senado. En octubre, iba adelante por más de 20 puntos porcentuales y ahora está luchando el primer lugar con Bernie Sanders. Sería devastador que pierda en su estado y que no logre buenos resultados en California, donde es harto popular. Se espera que de no tener un buen resultado en el Super Tuesday, deje la campaña y apoye a Bernie Sanders.

Michael Bloomberg:

Photo by Michael Brochstein/Sipa USA

Empresario, multimillonario, CEO de Bloomberg L.P. y exalcalde de Nueva York (por el Partido Republicano). Bloomberg fue una de las últimas personas en entrar a la competencia por la nominación demócrata, recién en noviembre del año pasado. Se encuentra en el grupo de candidatos más moderados.

Entre sus propuestas están regresar al Acuerdo de París, por el cambio climático, aumentar el presupuesto para crear viviendas públicas y aumentar el sueldo mínimo a US$ 15 por hora. Un punto en el que tiene una opinión bastante contraria a su partido es en el sector educación: Bloomberg apoya el school choice, mientras que diversas figuras del partido buscan eliminarlo. Está de acuerdo con expandir el sistema de salud pública, pero cree que propuestas como la de Bernie Sanders y Elizabeth Warren podrían generar un gran problema económico.

A pesar de la poca campaña que ha hecho, tiene alrededor de 10% de apoyo en las encuestas nacionales. Esto debido a que es una cara familiar en la política y a que ha gastado alrededor de US$ 500 millones en avisos publicitarios. Muchos de los candidatos han criticado esto, señalando que Bloomberg está tratando de comprar las primarias.

Su candidatura podría surgir rápidamente si los electores moderados pierden esperanza en que Joe Biden pueda ganar. Con el último empujón que ha recibido Biden, lo que suceda hoy será muy importante. Si Bloomberg no gana con cifras importantes, tendría que repensar seguir en la carrera y se espera que terminen apoyando a Biden.

Lo que viene

Hoy es el día D para al menos dos candidaturas: la de Warren y la de Bloomberg.

Sanders está liderando en California, Massachusetts, Minnesota, Colorado, Utah, Maine y Vermont, según la data de Five Thirty Eight.

De acuerdo con la misma página, Joe Biden ganaría Texas, Carolina del Norte, Virginia, Tennessee, Alabama, Oklahoma, Arkansas y Samona Americana, y está ganando terreno en California, como para no tener un mal resultado, y con el apoyo de Klobuchar, podría quedar bien posicionado en Minnesota.

En los siguientes días, se determinará si alguien, además de Sanders y Biden, ha conseguido momentum suficiente para llegar a julio con posibilidades de ser el candidato. Por otro lado, veremos cómo los candidatos que han dejado la campaña se posicionan para otros cargos o campañas luego de las elecciones.

Buttigieg podría tentar el Senado por Indiana o algún cargo dentro del gabinete si Biden ganara. Klobuchar podría incluso terminar como candidata a la vicepresidencia con Biden. Lo que queda claro es que habrá liderazgos interesantes en los próximos años, con candidatos como los que mencionamos y otros que ya se retiraron como Andrew Yang y Tulsi Gabbard, que sigue en carrera pero podría retirarse pronto.

Por: Enterarse

Equipo de investigación

Buscar más de


Mundo