Alcohol en gel: ¿sirve para protegernos de virus y bacterias? | Enterarse

Alcohol en gel: ¿sirve para protegernos de virus y bacterias?

2020/02/04 14:00

Por: Enterarse

Equipo de investigación

Reuters

En estos días, una preocupación constante es cómo evitar contagiarse del nuevo coronavirus o COVID-2019. Si bien no hay que entrar en pánico, como te lo explicamos en otro informe, tampoco es conveniente que nos contagiemos con un patógeno peligroso. Para evitarlo, una de las recomendaciones de la OMS es lavarse las manos a menudo con agua y jabón.

Sin embargo, no siempre tenemos un caño con agua limpia y jabón a la mano. Como alternativa, en el mercado se venden botellas de gel sanitizante o alcohol en gel. Pero ¿realmente funcionan estos productos?

La importancia de la higiene de las manos

Tener las manos limpias es una de las mejores cosas que podemos hacer para evitar enfermarnos. De hecho, según afirma un estudio de la Universidad de Colorado en Boulder, las manos son el principal modo de transmisión de muchas enfermedades; particularmente entre quienes trabajan o viven cerca a otros: por ejemplo, en dormitorios universitarios, colegios u hospitales. Además, los gérmenes se pueden encontrar en objetos inanimados que tocamos permanentemente, como picaportes o vasos. Por ello, es fundamental una buena higiene de las manos.

Veamos una historia que lo comprueba. En 1846, Ignaz Semmelweis se dio cuenta de que las mujeres que daban a luz tenían una mortalidad más alta cuando eran atendidas por estudiantes y médicos de una clínica que por parteras de otra.

Ignaz observó que a pesar de que los médicos se lavaban las manos después de hacer autopsias, mantenían un olor desagradable. Por ello, postuló que esto podía deberse a “partículas cadavéricas”.

(Ignaz Semmelweis. Foto: Wikimedia Commons)

Como solución, él propuso que los médicos se laven las manos con una solución de cloro. El resultado fue que la ratio de muertes disminuyó notablemente. Este caso representó la primera evidencia de que limpiar las manos con un agente antiséptico podría reducir las enfermedades contagiosas e incluso ser más efectivo que el simple hecho de lavarse las manos con un jabón convencional. Esta historia muestra no solo que las enfermedades pueden ser transmitidas por las manos, sino también la importancia de una buena higiene.

Aun así, los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) sostienen que un simple lavado de manos es el medio más importante y efectivo para prevenir enfermedades. Por ejemplo, muchos estudios han demostrado que el lavado de manos reduce las enfermedades respiratorias y las diarreas en nidos.

Sin embargo, a veces es difícil lavarse frecuentemente las manos. Por ejemplo, cuando estamos en la calle, no siempre tenemos un caño con agua limpia a la mano. Asimismo, a veces buscar un baño puede no ser conveniente en ciertas situaciones. Por ello, en el mercado han aparecido productos para limpiar nuestras manos sin necesidad de agua y jabón. Uno de ellos es el alcohol en gel u otros productos a base de alcohol para frotarse las manos.

¿Qué son los sanitizantes a base de alcohol?

Estos productos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), son preparaciones que pueden ser líquidas, en gel o espuma, que contienen alcohol y que están diseñadas para aplicarse en las manos y así desactivar a los microorganismos y/o temporalmente suprimir su crecimiento.

Usualmente, estos productos tienen una concentración de alcohol (usualmente etanol o isopropanol) que puede ser de entre el 60% y el 95%. Además, estas preparaciones contienen otras sustancias como excipientes, perfumes y humectantes, dado que el alcohol usualmente seca la piel.

¿Cómo funciona?

Los alcoholes tienen la propiedad de afectar a las proteínas de los microorganismos. De esta manera, producen en algunos de ellos un proceso llamado lisis celular.

¿Qué es la lisis celular? Es el deterioro de una célula (por ejemplo, una bacteria) debido a una lesión en su membrana exterior. En otras palabras, la membrana que contiene a la célula se rompe y su contenido escapa por las lesiones, tal como lo muestra el siguiente video:

Este proceso se logra eficientemente con concentraciones de alcohol alrededor de 60% a 95%.

Diferentes concentraciones pueden ser más efectivas que otras. Sin embargo, concentraciones menores al 100% son mejores porque al mezclar el alcohol con agua este se vuelve más efectivo para matar gérmenes. Pero ¿qué tan efectivas son estas preparaciones? ¿Realmente pueden reemplazar al lavado de manos?

¿Son efectivos para reducir enfermedades?

Según la Enciclopedia Británica, la efectividad de los sanitizantes depende de muchos factores como la cantidad usada, la duración de la exposición a la sustancia y la frecuencia de su uso.

También depende del tipo de bacteria o virus que estemos teniendo en cuenta. Sin embargo, como explica esta institución, en general, los sanitizantes a base de alcohol, si son frotados correctamente por un periodo de 30 segundos, pueden efectivamente reducir las poblaciones de bacterias, hongos y virus en nuestras manos. Un virus contra el que funcionan los sanitizantes de alcohol (de al menos 60%), por ejemplo, es el nuevo coronavirus.

Ahora bien, la Enciclopedia Británica afirma que la mayoría de sanitizantes no son efectivos contra las esporas bacterianas, algunos parásitos como la giardia y virus sin envoltura, como el norovirus.

Aun así, los sanitizantes de mano pueden ayudar a controlar enfermedades infecciosas en lugares donde es difícil cumplir con lavarse las manos. Por ejemplo, se ha asociado la implementación de sanitizantes de alcohol en salones de clase o lugares de trabajo con reducciones de ausentismo por enfermedades. Veamos algunos casos.

Un estudio en Dar es Salaam, en Tanzania, reveló que los sanitizantes de alcohol funcionaron igual o incluso mejor que el lavado de manos para reducir la concentración de bacterias como el E. coli y los estreptococos fecales (microorganismos que causan enfermedades como la diarrea), en un contexto de un país donde la mortalidad en niños es alta por enfermedades diarreicas. En contextos como el estudiado, las manos juegan un rol fundamental a la hora de transmitir estos microorganismos.

Otro estudio, esta vez en la Universidad de Colorado en Boulder, encontró que al aplicar una campaña de concientización sobre la higiene y el uso de alcohol en gel se redujo la tasa total de enfermedades en un 20%. Este estudio comparó a un grupo de control contra un grupo al que se le brindó un dispensador de gel en el dormitorio. El resultado fue que el grupo que tenía el producto faltó un 43% menos a clases o al trabajo que el grupo de control.

Por último, un siguiente meta estudio revisó 37 estudios diferentes sobre el uso de sanitizantes de alcohol en centros de atención de salud. Los resultados arrojaron que frotarse las manos con estos productos removía los microorganismos de una manera más eficiente, en menos tiempo y con una menor irritación de las manos que el usual lavado de manos con jabón.

Alcohol en gel o lavado de manos

¿Deberíamos entonces cambiar el tradicional lavado de manos por el alcohol en gel? La respuesta es no. Los CDC recomiendan que lo mejor es lavarse las manos con jabón a menudo, ya que esto reduce no solo todo tipo de gérmenes en las manos, sino también cualquier químico dañino que puedan tener. Sin embargo, sin acceso a agua y jabón, el uso de sanitizantes puede ser una opción viable, pero recordemos que los sanitizantes a base de alcohol no son efectivos contra todos los gérmenes.

Además, como explican los CDC, si bien estos pueden matar muchos tipos de gérmenes, la gente podría no usarlos correctamente. Adicionalmente, según los CDC, cuando las manos están muy sucias o grasosas, como cuando uno realiza actividades al aire libre o deportes, los sanitizantes no funcionan bien. Por ello, en estas circunstancias, lavarse las manos es mejor.

(Imagen: Organización Mundial de la Salud)

Resumen

- Los gérmenes de las manos son uno de los factores más importantes de contagio de enfermedades. En ese sentido, es importante tener una buena higiene de estas.

- Los sanitizantes de alcohol son preparaciones que contienen alcohol y que están diseñados para desactivar microorganismos como bacterias y virus.

- El alcohol de estas preparaciones daña la cubierta externa de las bacterias o los virus.

- Estudios han mostrado que estos productos son una opción efectiva para reducir las poblaciones de gérmenes en las manos y para reducir la incidencia de enfermedades en distintos contextos.

- Aun así, la mejor forma de tener una buena higiene de las manos es lavarse con agua y jabón a menudo. Sin embargo, de no poder hacerlo, estos productos son una solución viable. 

Por: Enterarse

Equipo de investigación

Buscar más de


Mundo