El virus en su reinado, los bancos centrales le hacen la batalla… - por Santiago Zevallos | Enterarse

El virus en su reinado, los bancos centrales le hacen la batalla… - por Santiago Zevallos

2020/03/17 15:00

Por: Santiago Zevallos

Columnista

Reserva Federal de los Estados Unidos. Foto: Reuters

Enterarse no emite opiniones. Los columnistas son responsables de lo que esté publicado en esta sección.


La última semana el virus hizo su jugada maestra, propagándose a América y África, ganando más terreno en Europa que ahora es el nuevo epicentro, y despidiéndose de Asia, especialmente de China y Corea del Sur. El virus, ahora pandemia, está en su reinado, que durará menos de lo que piensa si los gobiernos, bancos centrales y la ciudadanía no se confían y actúan drásticamente.

La pandemia

A la fecha, el virus, ahora declarado pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS), supera los 180 mil casos de contagio a nivel global y afecta a 155 países.

(Monitoreo del nuevo coronavirus a nivel global. Actualizado hasta el 16-03-2020. Fuente: The Center for Systems Science and Engineering at Johns Hopkins University)

Luego de casi dos meses en cuarentena, los datos sugieren que en China ya se alcanzó el pico porque el número de nuevos casos es ínfimo cada día, argumento que se refuerza con la visita que realizó el presidente chino Xi Jinping a Wuhan, el epicentro de la epidemia, y por los anuncios de que la actividad industrial en China se reanudará.

Para ejemplificar este punto, el gigante Apple anunció que cerrará sus tiendas en todo el mundo y reanudará sus operaciones en China luego de un largo descanso por las medidas de cuarentena en el gigante asiático.

El virus va dejando China, que era la preocupación mundial y su industria reabrirá, pero los contagios fuera de China vienen creciendo con rapidez en Europa, y propagándose en todo América y África donde no se registraba contagios significativos hace poco más de una semana.

En particular la fuerte expansión en Italia, y los avances en España, Alemania y Francia advierten que el nuevo epicentro es Europa. Esto supone un cambio brusco en la perspectiva de los países y en las estrategias de respuesta de las autoridades a nivel mundial, dado que muchos gobiernos están adoptando medidas de confinamiento, cierre de fronteras y muchas otras acciones para reducir la curva de contagio a niveles controlables.

Los retos de los bancos centrales

Con este nuevo reto, a nivel global, las grandes respuestas de emergencia en materia económica en la última semana vinieron, principalmente, por parte de los bancos centrales. En el gráfico de abajo, las áreas de color rosado hacen referencia bancos centrales que vienen tomando decisiones como recortes de tipos de interés para hacer frente al nuevo coronavirus.

Los objetivos de estos bancos son diversos, pero en general buscan preservar la estabilidad de la economía y de los mercados financieros en tiempos de pánico, factor clave para que la crisis sanitaria no se convierta en una crisis económica o una recesión global.

(Decisiones de política monetaria en 2020. Fuente: Bloomberg)

El principal canal de la política monetaria es el tipo de interés de referencia, que es un tipo de interés que aplica para préstamos entre bancos comerciales y el banco central. La idea es que, si los bancos comerciales pueden prestarse dinero del banco central a menor tipo de interés, estos podrán prestar a menores tasas a las empresas y a las familias. Pero ese no es el único canal de la política monetaria, los bancos centrales tienen todo un arsenal de herramientas que apuntan al mismo objetivo, mantener la estabilidad de las economías.

El miércoles pasado, el Banco de Inglaterra anunció el recorte de 50 puntos básicos en sus tipos de interés de referencia, niveles mínimos históricos, que ahora se ubican en 0.25% y también el gobierno de Reino Unido anunció un plan económico de 35 mil millones de euros para hacer frente a la crisis.

El jueves, Lagarde, jefa del Banco Central Europeo sorprendió al mercado al no hacer recorte en los tipos de interés, pero aumentó el programa de compra de bonos por 120.000 millones este año, agregando nuevas inyecciones de liquidez y presionando a los gobiernos europeos a utilizar la política fiscal frente al virus.

El mismo día, Powel, jefe de la Reserva Federal (Fed) de los Estados Unidos, realizó una acción sorpresiva con la inyección de US$ 1.5 billones a la economía norteamericana. Esta inyección significa que la Fed busca, al igual que el efecto de la bajada de tipos de interés, abaratar el costo de financiamiento de los bancos comerciales.

Aun cuando estas medidas son fuertes e inesperadas, los mercados financieros, piezas claves en el escenario global, ya solo responden a miedos y emociones bruscas por la declaratoria de pandemia al virus, y la fuerte expansión fuera de China.

Un claro ejemplo del pánico es la montaña rusa en la que ahora se encuentran las bolsas de valores del mundo, que tuvieron caídas mayores al 10% en la semana que pasó, caídas muy elevadas que solo pueden compararse con los episodios de la crisis financiera del 2008. Tal fue el pánico en las bolsas que el índice norteamericano S&P 500, el índice de referencia mundial, tuvo que suspender la cotización 15 minutos por hundirse más de un 7% en su apertura el día jueves.

A todo esto, este último domingo la Fed volvió a sorprender al mercado recortando nuevamente sus tipos de interés de referencia en 100 puntos básicos pasando de 1% a 0%, y reanudando su programa de compra de bonos por US$ 700 mil millones. Esta nueva medida está coordinada con los principales bancos centrales del mundo como el Banco de Canadá, Japón, Inglaterra y el Banco Central Europeo.

No será sorpresa que los días siguientes se anuncien nuevas medidas, y seguramente serán complementadas por la política fiscal, de parte de los gobiernos para atacar por diferentes frentes al virus que mantiene en jaque al mundo por casi dos meses.

Resumen:

- El nuevo epicentro del virus es Europa, con énfasis en Italia y España

- Los principales bancos centrales vienen utilizando su artillería pesada para estabilizar la economía global y los mercados financieros.



Opinión